ES HORA DE TRASCENDER EL KARMA..

Resultado de imagen para karma


Ya has dramatizado mucho karma durante tu encarnación actual. También deseamos informarte que pue­des trascender el plano de conciencia en que opera el karma. Ahora puedes hacerlo.

Durante muchas vidas has estado involucrado en el plano de conciencia donde existe el karma. Un aspecto de tu conciencia ha estado siempre más allá de ese nivel. Ese as­pecto de tu conciencia que reconoce el patrón de todas tus vidas y el desarrollo de tu alma está ahora a tu alcance. 
Bas­ta con que te abras a la posibilidad de trascender el karma. 
Basta con que aceptes la realidad de que todos los actos de tu pasado han sido perfectos para el desarrollo que tu alma estaba buscando. Una vez que aceptes la posibilidad de que el karma no debe ser obligatoriamente dramatizado, puedes comenzar a explorar el nivel de conciencia donde el karma ya no opera.

Te sugerimos que, al terminar la lectura de este párra­fo, dediques algún tiempo a la exploración interior. Eso requerirá estar en un sitio cómodo, donde no se te moleste, para abrirte a las siguientes sugerencias. 

Recuerda un hecho traumático de esta vida. Puede ser un hecho reciente o uno de tu infancia. Ábrete a la emoción de ese hecho. Deja que tu cuerpo sienta el trauma. Luego pregúntate qué don reci­biste de esa experiencia específica. ¿En qué te permitió esa experiencia desarrollar recursos, discernimiento, sensibili­dad o profundidad? Cada suceso tiene su regalo. Muchas veces, una experiencia puede haberte ofrecido una lección. Si la lección no fue absorbida, puedes haber creado nuevas repeticiones de un determinado patrón traumático, a fin de darte la oportunidad de incorporar la lección. 
Dedica tiem­po a reflexionar sobre esos incidentes de tu vida que consi­deras negativos. 
Luego analiza de qué modo esos hechos específicos contribuyeron a tu desarrollo. No sugerimos que, en esos hechos, se hayan honrado tus preferencias. 
Bien puedes pensar que lo ocurrido no era necesario. Sin embar­go, te recordamos que los pensamientos de tu mente no son la verdad más elevada. 
Si estás dispuesto a abrir un aspecto de tu conciencia que no esté apegado a los juicios de tu mente, reconocerás la contribución de estos hechos traumáticos. 
Tal vez ahora quieras reflexionar....
Cada hecho que ha ocurrido en cualquiera de tus vidas te ofreció ciertos regalos. Aun esos incidentes que puedas haber considerado negativos. También es útil recordar que cada vida termina cuando se completa la lección o la finali­dad de esa vida. Hasta una muerte prematura o violenta pue­de significar, simplemente, que la finalidad de esa vida se cumplió. 
Puedes haber aprendido o experimentado todo lo que era necesario en una vida y luego creado circunstancias que te permitieron poner fin a esa existencia física. 
Por lo tanto una muerte, aunque sea prematura o violenta, no debe ser juzgada necesariamente como hecho negativo. 
Por lo tanto, si te quemaron en la hoguera como bruja o hereje, por ejemplo, eso no significa necesariamente que fueras una víc­tima. La historia puede contener elementos que te presenten como víctima de una injusticia. Sin embargo, tú creaste en cada vida todas las circunstancias para servir al desarrollo de tu alma. 
Hay muchas maneras de aprender y desarrollar­se. 
No te apegues a la anécdota. Busca el regalo. Es el pri­mer paso para trascender el karma. Al desprenderte de tu apego al bien y el mal de cualquier historia en particular, te abres a la sabiduría.
En último término, tú eres el creador de tu realidad. Tu mente no es el aspecto más elevado de tu Ser. Tu mente es bastante limitada, en comparación con la totalidad de tu Ser. Tu mente es sólo una faceta de quien eres. Tu Ser superior, es decir, esos aspectos de tu conciencia personal que están vinculados con niveles de conciencia existentes más allá de la apariencia de la realidad física, él es el crea­dor último de tu vida.

Si analizas los dones, las lecciones, que has aprendido mediante tus experiencias, verás que todo ha servido. Esto vale para tu vida actual y para todas las experiencias de vida previas. Por lo tanto, el karma no es necesario. El karma se basa en la creencia de que hubo errores... En último térmi­no, no hay errores. Toda experiencia contribuye al desarro­llo de tu alma.


No debes juzgar nada como bueno o malo. En espe­cial, no debes juzgarte a ti mismo. No hay necesidad de cul­pa. Todo lo que has hecho o no hecho fue perfecto. No hay necesidad de miedo. Todo lo que ocurrió o no ocurrió tam­bién ha sido perfecto. Puedes liberarte del nivel de concien­cia donde existe el karma, trascendiendo tus juicios y pasan­do a la aceptación de la perfección de todos los hechos. Tú puedes hacerlo. Sostén primero la posibilidad de que todo sea perfecto. Luego convalida esa experiencia buscando el regalo de cada suceso. Una vez que puedas hacer esto, cesa­rás de crear karma y, más aun, eliminarás la necesidad de completar el karma. Puedes estar completo, simplemente. La clave para trascender la naturaleza mecánica del karma consiste en aceptar la perfección de todo lo que es.

Cambios Planetarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario